Área personal

Ranking

Librería

Faq

copa-enel-timeline-2

Valores de la Copa Enel

Un compromiso que excede los límites de la cancha

Hablar de la Copa Enel es referirse a mucho más que un torneo deportivo, más que la lucha por conseguir la gloria y levantar el trofeo en la final y luego desafiar al Inter de Milán. Es referirse también a la superación, al esfuerzo, el compañerismo, la solidaridad y, por qué no decirlo, también al amor por el fútbol.

Es cosa de darse una vuelta por las distintas canchas donde se disputa el campeonato cada año para encontrarse con historias de pequeños y pequeñas que han encontrado en este bello deporte una razón para soñar con un futuro mejor, con ser profesionales en lo que aman, como lo hicieron muchos de sus actuales ídolos.

En ese camino promovido por Enel, vamos cultivando valores en común como la responsabilidad y la confianza y también el trabajo duro para conseguir los objetivos, el compañerismo y la solidaridad con sus compañeros como llave para conseguir el éxito, y la fortaleza para pararse tras una derrota y nunca bajar los brazos, entre otros.

Fuera del rectángulo de juego las familias también juegan un rol fundamental, ya que son las que dan el soporte emocional necesario a niños y jóvenes en esta edad; los entrenadores, entregándoles herramientas técnicas y tácticas para avanzar en la competencia, y los hinchas, que acompañan en cada jornada, desinteresadamente. Como se puede apreciar, ¡acá jugamos todos!

Y decimos jugamos todos porque como organizadores también disputamos nuestro propio partido, proveyendo la infraestructura y el orden necesario para que la iniciativa salga adelante, con tanta dedicación como si fuera una Copa del Mundo, ya que estamos conscientes que detrás de los goles y los abrazos en cada cancha, tenemos la responsabilidad de darles a chicos y chicas una oportunidad de encauzar sus sueños y energías a través del deporte, dándoles un camino y alejándolos de flagelos presentes en la sociedad actual, como la droga, especialmente en barrios humildes.

Por eso entendemos que hay un impacto deportivo y social, que es tangible y que se mantiene inalterable desde el origen mismo de la idea, recordando que la génesis de la Copa estuvo precisamente en la necesidad de entregar valores a través del deporte en recintos públicos habilitados por la compañía y que estaban subutilizados.

Así, hemos ido tejiendo un compromiso cada vez más férreo, una relación recíproca que se potencia año a año y escribiendo una historia que excede los límites de la cancha, llegando hasta los hogares mismos de los niños y niñas de distintas zonas de nuestro país que sueñan en grande y que ven en la Copa Enel la posibilidad de alcanzarlos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *